José Altuve extraña la LVBP

Redacción NP

 

Caracas. A José Altuve le brillan los ojos cuando escucha el nombre de los Navegantes del Magallanes. Confiesa, incluso, ser seguidor de los turcos antes de unirse a la tripulación.

“No sé si sabían pero yo soy magallanero desde niño”, recordó esta semana la estrella de los Astros de Houston y flamante campeón de la Serie Mundial en la entrega del Luis Aparicio, premio que obtuvo por tercera ocasión en su fructífera carrera de las Grandes Ligas.

Altuve no se olvida del beisbol venezolano, pese a que su última aparición fue en la temporada 2012-2013, cuando disputó 35 encuentros de la ronda eliminatoria y terminó con average de .336, 13 extrabases y 27 carreras remolcadas. “En los últimos dos años he hablado con Houston para jugar en Venezuela y la respuestas han sido negativas. Este año será mucho más difícil porque fue una temporada muy larga. Si incluyo el calendario de Spring Training, son más de 200 encuentros”, consideró.

El maracayero se encuentra en la élite del beisbol. En la espera por el anuncio del Jugador Más Valioso de la Liga Americana de 2017, conquistó el premio Hank Aaron, fue electo por sus colegas de la gran carpa como el Jugador del Año y el Jugador Más Destacado del joven circuito; recibió, además, el cuarto Bate de Plata, entre otros galardones.

Atuve, sin embargo, agradece que gran parte de este éxito se lo debe a la experiencia que adquirió en la pelota local y a sus vivencias en los juegos ante los Leones del Caracas, considerado el clásico de mayor impacto del deporte venezolano, que hoy tendrá su quinto capítulo de la campaña 2017-2018 en el estadio José Bernard Pérez, en Valencia.

“Después de afrontar mi primer año en el beisbol venezolano me llamaron a Grandes Ligas. Jugar un Caracas-Magallanes es como graduarte de la universidad”, comparó el talentoso bateador derecho con el aval que le da haber disputado un séptimo juego de la Serie Mundial.

“El ambiente de un Caracas-Magallanes es incomparable porque hay bulla durante todo el juego y la presión es grande”, prosiguió.

“La Serie Mundial es demasiado emocionante y es algo con lo que sueñan todos los peloteros. Pero en Caracas o en Valencia yo escuché más gritos que en Houston o en Los Ángeles”.

Magallanes, para beneplácito de Altuve y toda la afición, conquistó los primeros cuatro duelos del actual torneo frente al Caracas, gracias a una explosiva ofensiva liderada por el dominicano Jesús Valdez y la efectividad del pitcheo, sobre todo del relevo, que ha logrado sacar los outs importantes.

Los Leones amanecieron este domingo en el segundo puesto de la clasificación a 1.5 juego de los Tigres de Aragua y con dos partidos de ventaja sobre los Navegantes, debido a que sumaban cuatro victorias al hilo y ocho lauros en los últimos nueve encuentros.

Los dirigidos por Mike Rojas ahora buscarán revelarse en la casa del rival para acabar con el yugo y mantenerse en la senda que los regrese a la postemporada.

Altuve, en tanto, seguirá apoyando al equipo de sus amores mientras espera que el destino le brinde otra oportunidad de lucir el barco en el lado izquierdo de su pecho.