Carbonorca cumplió año en etapa crítica y en deuda con los trabajadores

Richard Odremán, trabajador de la fábrica

Bladimir Martínez Ladera

Foto: Guillermo Mora

Ciudad Guayana.-Carbonorca en sus 30 años, atraviesa una de las peores crisis de su historia, denunció Richard Odremán, trabajador de la productora de ánodo con más de 27 años de servicios.

Explicó que todo se debe al emblemático fracaso gerencial y gubernamental que destruyó su capacidad productiva. “En lo que va de año, se ha producido menos del 20%, pese a que está diseñada para generar 140 mil ánodos al año”, acotó.

El trabajador destacó que en el pasado a través del esfuerzo místico y sentido de pertenencia de la clase obrera se logró romper el récord de producción cumpliendo de esta manera con sus únicos clientes internamente, como Alcasa y Venalum. “Con los del exterior consolidó su capacidad y potencialidad a nivel mundial”.

Según, gracias a su productividad y rentabilidad financiera, Carbonorca garantizó y cumplió con beneficios de los trabajadores plasmados en la convención colectiva. Sostiene que la actual administración ha sido la más negativa para la empresa debido al deterioro de sus equipos e instalaciones durante los últimos diez años, que describe un cierre técnico.

“El ministro Juan Arias y el patrono, aprovechan las circunstancias para no cumplir con los compromisos laborales de los trabajadores, como lo es tabulador, hoja de cálculo, pago de salario, vacaciones, prestaciones sociales para los nuevos jubilados y pensionados; también para los propios por los constantes escamoteos y retrasos en las cancelaciones de quincenas, vacaciones, prestaciones e intereses. Por otro lado, por la acumulación de pasivos por la dotación dejadas de percibir, toallas, jabones, pantalón, camisas desde hace más de cuatro años; además, los juguetes del 2012 y 2013.

El día 6 de este mes, la factoría arribó a un nuevo aniversario, “nosotros los trabajadores no teníamos nada que celebrar, porque las condiciones precarias de Carbonorca y progresiva desmejoras en sus beneficios y derechos laborales, no tienen de ánimos a los obreros”.

Por último exhortó a la fuerza obrera a vencer el miedo, “debemos apartar a un lado las pasiones políticas y a estar unidos en la lucha por la aplicación del tabulador, sobre cálculo de las utilidades. También pido a Sintracarbonorca, ser más coherente y firme en las acciones para que no sigan siendo extemporáneas y tardías”.