Denuncian deficiencia en distribución de alimentos

Cateherin Gutiérrez

Residentes reprochan falta de atención. Foto: Ángel García

Residentes de Luis Hurtado Higuera, San Félix, presentaron sus quejas por las deficiencias que tienen en la distribución de alimentos.

Angélica Brito, vecina, niega que las bolsas del Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) les lleguen cada 15 días.

Señala que así lo establecen las autoridades nacionales de acuerdo con las declaraciones que han ofrecido.

“Ni siquiera nos viene todos los meses, pasamos tiempo sin que nos llegue la bolsa. La última vez fue en noviembre y antes de eso en agosto”, subraya.

Considera que también influyen los integrantes del consejo comunal de esta comunidad, ya que expresa que su familia no ha sido tomada en cuenta las pocas veces que distribuyen las cajas del Clap.

Además, enfatiza que ha hecho las gestiones, pero estas solicitudes han sido rechazadas en varias oportunidades.

“De por sí la situación es difícil porque en todas las comunidades hay denuncias parecidas, pero la falta de organización del consejo comunal termina de dañar las cosas”, manifiesta.

Añade que en su casa habitan dos niños que necesitan de la bolsa para poder mantenerse con los alimentos.

Por su parte, Eloy Bousuin, señala que los habitantes de Luis Hurtado Higuera deben comprar a precios exorbitantes los productos de primera necesidad.

En su casa, residen tres familias que están en condiciones precarias, por lo que requieren de la distribución de alimentos.

“Para poder comer tenemos que adquirir los artículos bachaqueados, a veces no nos alcanza”, acota.

Pide a las autoridades que hagan una revisión del plan de alimentación para que les llegue de manera constante a este sector.

Impurezas en el agua

Bousuin, igualmente, se queja por las deficiencias en el servicio de agua potable que según él hay en la comunidad.

Indica que el líquido llega con impurezas y con un color marrón que perjudica a quienes la toman.

“No nos atrevemos a bebernos esa agua porque está contaminada y puede traer enfermedades”, añade.

Afirma que los vecinos deben comprar diariamente las botellas con el líquido, por lo que tienen que invertir grandes sumas de dinero en ello.

El residente de Luis Hurtado Higuera explica que en su caso realizan la compra de uno a dos días para que les alcance a todos los miembros de la familia.

Agrega que como él, hay otras familias que se encuentran en esta situación. Los residentes que más se han visto afectados son los de la calle Manuel Piar.

“Ahorita nos cuesta 1.500 la botella de agua, pero eso va en aumento todos los días. Y compramos porque somos personas mayores, también tenemos niños”, acota.

Expresa que evitan lo más posible de utilizar el agua que llega por las tuberías por los residuos.

Con el agua que compran tienen que cocinar, consumirla y lavarlos baños o hacer las limpiezas en los hogares.

Bousuin desconoce cuándo fue la última vez que le hicieron mantenimiento a las tuberías y agrega que por el tiempo a las redes les hace falta saneamiento.

Buscan otros medios

Los habitantes de Luis Higuera Hurtado señalaron que para abastecerse con el agua deben buscar otros medios. Además de la comprar, tienen que conseguir el líquido de los demás sectores porque en este les llega sucia.