Insostenible situación del transporte público en Ciudad Guayana

Osmarys Guilarte

A partir de las 4:00 de la tarde en la plaza Monumentos a la CVG  se forman unas enormes colas. Foto: Archivo NPG

La falta de unidades que presten servicio del transporte público en el municipio Caroní, cada día se vuelve insostenible. Los pocos autobuses que se encuentran operativas, no dan abasto para la cantidad de personas que habitan en la urbe.

El caos en las diversas paradas de la ciudad, ya no solo se ven durante las horas picos, sino a cualquier hora del día. Dicha situación es evidente en las concurridas paradas de Alta Vista y San Félix, donde el ciudadano de a pie está expuesto a humillaciones para poder llegar a su lugar de trabajo y posteriormente regresarse a su hogar.

Para muchos usuarios el desvariado precio del pasaje ya no es el problema principal, sino la falta de autobús, “yo no me quejo si me toca pagar 2.000 bolívares, sé que todo está muy costosos, pero que el  servicio que recibamos sea de calidad, que no tengamos que esperar hasta dos horas por un carro”, expresó un transeúnte.

Esta situación ha llevado a los pasajeros a trancar calles y avenidas para exigir un mejor servicio, sin embargo, el problema cada día se agrava.

Cola de los “rojitos”

Ante la falta de vehículos que cubran la ruta hacia la zona de San Félix, se organizó en la plaza Monumento a la CVG, una parada improvisada para que cargaran los TransBolíva y mermar un poco la realidad que acontece en la ciudad.

Sin embargo, la misma continúa igual, tanto es así que durante la tarde del lunes un grupo de usuarios desesperados porque no llegaban los autobuses, trancó la calle, justo en el semáforo adyacente al centro comercial Orinokia Mall.

Pararon un autobús tipo acordeón para exigirle al chofer  que cubriera la ruta hacia San Félix, ante la negativa del mismo, se subieron a la unidad y no hubo maneras de bajarlos.

A pesar que la vía estuvo cerrada por más de 20 minutos, no aparecían los llamados “rojitos”, no fue sino hasta la 6:00 de la tarde cuando comenzaron a llegar.

“Vivimos un viacrucis para salir de la casa y otro para regresar, hasta cuándo vamos a continuar en esto”, dijo Luisa Gómez.

La Económica

Otras de las paradas donde se crea una incertidumbre todas las mañanas, es el semáforo que esta adyacente al antiguo Centro Comercial La Económica, donde  más de 500 personas se reúnen a esperar un carro que los lleve hasta la Zona de Alta Vista.

Dos colas se forman, una de los sentados y otra de los parados, a pesar que hay un poco de organización, muchas veces los pasajeros esperan por más de media hora que llegue una unidad, “esto es algo humillante para nosotros, cuando no llega carro nos toca montarnos en los convoy de la guardia, esto solo se ve en Guayana, y lo peor es que nadie hace para resolver la situación”, expresó Gómez.

Otras alternativas

Otras de las alternativas que nacieron para solventar la situación, son los llamados pisteros, en un principio ofrecían su servicio que era accesible al bolsillo de los guayaneses, pero con el pasar del tiempo los costos se fueron elevando, al punto que actualmente todas las líneas tienen una tarifa única de 5.000 bolívares.

Sin embargo, a partir de hoy 06 de diciembre se tiene previsto un nuevo aumento, quedando el pasaje en 10.000 bolívares, dando pie que muchos de los que utilizaban esta alternativa desistan de dicho servicio.

“Si pagamos dos pasajes en el día son 20.000 bolívares,  para que nos va alcanzar el sueldo, para eso nos quedamos en nuestras casas, porque no estamos haciendo nada, trabajar para pagar pasaje, que horror el que estamos viviendo en Guayana”, dijo Ana González

En este sentido, piden a las autoridades del estado ocuparse de esta realidad que los agobia a diario. 

Aumentos elevados

Choferes de distintas líneas de pasajeros de la ciudad, explicaron que los desvariados precios del pasaje no son más que el resultado de los elevados costos de los repuestos, “todos los días se manejan precios nuevos en el mercado, el pote de aceite ya supera los 200 mil bolívares, y cobrando el pasaje a lo legal jamás y nunca da para mantener un hogar y un carro.