Modalidad de pago encarece la compra de pasajes interurbanos

Vanessa Brito / Efraín Leota

Foto: cortesía

 

Largas colas, escasez y por ende, compra de efectivo, y el aumento casi semanal de los pasajes hace que a las personas se les dificulte viajar a sus destinos. En un recorrido al terminal Manuel Piar se pudo constatar de acuerdo con los testimonios de varios pasajeros, que adquirir un pasaje implica una odisea.

La inflación en el país ha hecho que los pasajes aumenten en exceso, lo cual representa la mayor limitación para quienes se desplazan hacia otras ciudades; ello derivado del alto costo de repuestos para el parque automotor, de los lubricantes y el mantenimiento mecánico de las unidades. Conductores coinciden que su trabajo no es suficiente para mantener un carro en estos tiempos.

Destinos más concurridos

Mensualmente salen unas 6 mil unidades de transporte del terminal Puerto Ordaz, entre autobuses de la estatal Transbolívar y líneas privadas. Todas estas líneas ofrecen a los usuarios múltiples destinos, desde la región sur oriental hasta el occidente del país e internacional, como la ciudad de Boa Vista, en Brasil. Los de mayor afluencia son Caracas, Valencia, Ciudad Bolívar y Santa Elena de Uairen.

De acuerdo al testimonio de Vladimir Chávez, quien viajó desde Maracaibo, a mediados del mes de enero para adquirir un pasaje en autobús a Santa Elena, tuvo que esperar dos días seguidos para poder comprar el boleto, el costo fue de 370 mil bolívares. Hacia la capital del país, los precios rondan por los 200 mil bs con salidas todos los días.

Para trasladarse a Ciudad Bolívar en la línea Transbolivar, el pasaje tiene un precio solidario de 2.500 bolívares, al ser el más económico, frente a la taquilla de la línea hay largas colas a cualquier hora del día; en tanto, en los autobuses privados se maneja un costo de 25 a 30 mil bolívares, mientras que  los carros “express” supera los 100 mil bolívares.  

Reformando el método de pago

De acuerdo con la administración del terminal en el mes de diciembre la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) realizó un convenio con la mayoría de las empresas para que proporcionaran a los usuarios el número de cuenta bancaria particular o de la línea y de esta manera se facilitara la compra de los boletos. Hasta ahora un 90% está cumpliendo con este método de pago en el terminal.

Distintas líneas están implementando la cancelación de la mitad del pasaje por transferencia y la otra mitad en efectivo. Estas transacciones deben hacerse por la misma entidad bancaria que maneje la empresa de transporte, esto para asegurar el dinero y que se efectúe la compra de forma inmediata.

Los carros “express”, ofrecen más opciones de pago pero con condiciones. El pasaje puede comprarse mitad y mitad, una parte transferida y la otra en efectivo, sin embargo esta modalidad genera un excedente en el pago de 20 a 30 mil bolívares aproximadamente, cuyo monto depende de una “negociación” con el chofer. Antonio Díaz, conductor de la línea operativa Simón Bolívar, reiteró que si el pago se efectúa en su totalidad por la transferencia; se le agrega 50 mil bolívares más al precio del pasaje.

En el caso de las líneas que solo aceptan el pago en efectivo, los pasajeros se han visto obligados a comprar dinero con un porcentaje adicional que oscila entre 40% y 100%, para poder adquirir el boleto. Chávez es uno de los pasajeros que tuvo que optar por esta modalidad, “Las cosas en Venezuela están difíciles para conseguir el efectivo, compré al 100%” comentó. Evitando, visitar día tras día los distintos bancos y emplear horas en colas interminables los usuarios se ven obligados por las circunstancias a formar parte de esta nueva forma de la economía informal que ya alcanza todos los niveles.

Falta de unidades

Según varios usuarios del terminal la falta de unidades ha provocado que se ralenticen las salidas hacía los diferentes destinos Eduardo Flores asevera que esta es su mayor inquietud, “pedimos que salgan autobuses más seguido, en un espacio de 15 minutos o media hora, y así se aligera y avanza un poco más la cola”, concluyó.

Francisco Moya, administrador encargado del terminal, afirma que durante el mes de diciembre se movilizaron más de 6 mil unidades y en todo el año 2017, más de 94 mil. Moya alega que la falta de autobuses se debe a la situación que estamos viviendo en el país de falta de insumos y repuestos, en una carencia enmarcada en lo que el gobierno ha llamado la guerra económica.

La administración también denunció que en muchas ocasiones las unidades llegan al terminal con los vidrios rotos, ya que en algunas localidades en su recorrido desde Caracas hasta Puerto Ordaz, son objeto de daños en la vía por parte de delincuentes que intentan robarlas Rosa, fiscal de pista es la encargada de controlar el buen funcionamiento de las mismas ella confirma este testimonio y afirma que cuando los autobuses llegan en este estado, los choferes deben levantar un acta y esperar un período de al menos 15 días para recibir respuesta de las autoridades competentes, durante este tiempo la unidad permanece inoperativa.

Los “carritos express” no escapan de esta situación, Díaz afirma que antes habían hasta 500 choferes en el terminal y ahora quedan cerca de 100, dice que ya no es rentable ese trabajo puesto  que un neumático ya está costando más de diez millones de bolívares, la alza en los precios de los repuestos les obliga a aumentar las tarifas de los pasajes o dejar de trabajar al volante.

Organización a medias

Cuando la administración del terminal se reunió en diciembre con el SUNDDE, INTT (Instituto Nacional de Tránsito Terrestre) y las autoridades locales en función de garantizarles la adquisición de los boletos a los usuarios, no se tocó el tema de las tarifas “Nosotros no tenemos competencia con las tarifas, se les garantizó las transferencias como método de pago, sólo hay una línea que acepta el 100% del pago en transferencia de banco a banco para que el dinero entre de forma inmediata y segura”, afirmó el administrador.

Por su parte, Alcelmi Saldivia encargado de la línea Expresos del Mar, considera que se debería organizar una mesa técnica, “tenemos que discutir  los precios de los repuestos de los buses que los aumentan cada vez que aumenta el dólar no nada más  cuando el presidente da un aumento de sueldo, además el pago de los choferes se cancela en efectivo” exhortó.

Pese a todas las observaciones, los involucrados no terminan de llegar a un acuerdo, las palabras quedan en el aire, cada línea prefiere trabajar a conveniencia.

Larga espera sin atención preferencial

Otras de las quejas por parte de usuarios al momento de comprar su respectivo pasaje es que no hay una oficina de atención especial, numerosas personas de la tercera edad y embarazadas acuden a la cola que hacen todos los demás.

José Farfán  esperaba a ser atendido  y explicó que el trato por parte de los vendedores de pasajes es pésimo, “nosotros las personas de tercera edad  tenemos una inquietud hacia el  trato que nos dan, pasamos horas haciendo esta cola y no hay preferencia ni por las personas con alguna discapacidad”.

La espera no solo afecta la salud, deteriorando condición física, sino también la vida  laboral, Flores asegura que ha perdido días de trabajo por no poder llegar a tiempo a su destino, trabaja en Ciudad Bolívar como profesor y necesita presentarse todos los días a las 4pm para cumplir con sus responsabilidades “ahorita me dijo la muchacha que supuestamente iban a comenzar a vender a la una  (1pm) y ve como esta cola, después a las dos (2pm) y así sucesivamente, me vine previniendo desde las diez (10am)  y todavía estoy en la cola” acotó.

El día se hace interminable cuando de viajar se trata, mucho más para las personas que no tienen la fortaleza física suficiente para soportar los trotes que esta odisea les genera: Para quienes dependen de estos traslados y de esta forma poder cumplir con sus días de trabajo representa un problema difícil de resolver en estos tiempos.

Sugerencias de otros métodos de pago

Debido a la falta de atención y respuesta por parte de los bancos para la adquisición de un punto de venta como solución para los usuarios y la falta de voluntad de las partes involucradas para combatir las irregularidades, como la compra del efectivo con incrementos, pagos adicionales fuera del costo del pasaje, y la lentitud en los procesos, existen alternativas accesibles que podrían ser aplicadas.

El Biopago, por ejemplo, es un sistema exclusivo del Banco de Venezuela que permite realizar pagos con la lectura de la huella dactilar, sin la necesidad de presentar físicamente la tarjeta de crédito, débito o incluso la cédula de identidad, acepta pagos con tarjeta de créditos de otros bancos, pero en este caso sí debe presentar el plástico.

Pago móvil interbancario: oficializado por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN), permite a los usuarios realizar transferencias bancarias a terceros de otros bancos y la misma se hará efectiva al instante, se puede utilizar a través de la aplicación oficial.

Ante momentos de crisis, se deben modificar los procesos, por ello los pasajeros que requieren del servicio que ofrece el terminal de puerto Ordaz, consideran que las autoridades locales como los encargados de las líneas deberían implementar prontas mejoras para la organización, distribución de pasajes y unidades de transporte, logrando garantizar menos problemático la espera de trasladarse y llegar a sus destinos.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.