Proteína animal en aumento

GLADYLIS FLORES

@gladylisflores

Fotos: Archivo SoyNP

 

 

Ciudad Guayana.- Menudencias como alas, patas de pollo, pescuezos son las partes del pollo más compradas en los mercados de Ciudad Guayana. En las carnicerías en cambio lo que más rápido se acaba son las asaduras, huesos, pellejos y carne de segunda o tercera.

La carne más llevada es la molida, porque según explican los carniceros es la que rinde más a la hora de cocinar, lo mismo sucede con la carne para mechar o con los muslos de pollo.

Los cortes que más se ven en los mostradores de las carnicerías son costilla, lagartos y huesos rojos. Atrás quedaron los días de lomito y punta trasera, porque además del costo, no se ve en los mercados.

En algunos mercados se consigue la carne de primera y segunda entre Bs. 1.500.000 y Bs. 1.200.000. Mientras que los cortes como costilla y huesos rojos rondan entre Bs. 700.000 y Bs. 800.000.

Representantes de Fedenaga (Federación Nacional de Ganaderos) han mencionado que en Venezuela el rebaño de ganado se ha reducido 30 % por lo que el producto está escaso y a eso se debe las constantes alzas. Además de la espiral hiperinflacionaria en la que se encuentra sumergida el país.

Pollo

No solo la carne es la que está en aumento, el pollo es uno de los productos cárnicos más costosos.

Solo un kilo de pollo oscila los 950.000 bolívares, es decir, se necesitan 3.500.000 para comprar un pollo entero. Mientras que la pechuga ronda por 1.500.000 bolívares.

Por esto la mayoría opta por comprar menudencias porque son un poco más asequibles para poder continuar consumiendo algo de proteína.

Según el Cendas (Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores) la canasta básica familiar de marzo se ubicó en 52.043.223,28 bolívares, es decir, se necesitan unos 132 salarios mínimos para poder adquirir todos los rubros.

“El pollo no rinde nada y es muy costoso, cuando logro comprar proteína compro carne molida que es lo que rinde más y se puede hacer de muchas maneras”, comenta Zaida Briceño, clienta del mercadito de Puerto Ordaz.

Pescado

La sardina comenzó a volverse más famosa en los platos venezolanos debido a su bajo costo, solo un kilo de esta se puede conseguir hasta en Bs. 100.000, además de tener una alta calidad nutricional.

Otros pescados se pueden conseguir entre Bs. 300.000 y Bs. 500.000 en los mercados de la ciudad.

Por eso muchas personas llevan una dieta alta en pescado, algunos hasta se van a las cercanías del rio para conseguir la proteína a precios más bajos.

El economista Adrián Vásquez comenta que el mayor problema está radicado en los niveles de inflación, “evidentemente los sueldos y salarios no alcanza para cubrir la cesta básica se necesitan muchos salarios mínimos para eso”.

Para acompañar las comidas los venezolanos han tenido que reinventarse en buscar alternativas proteicas.

Los vendedores del Mercado de Unare relatan que entre las proteínas que siguen comprando son los chorizos porque siguen siendo más bajas que un kilogramo de carne o el pollo. El chorizo se puede conseguir en Bs. 800.000 el kilogramo, al igual que la morcilla.

Lo mismo sucede con los huevos, “un cartón de huevo está a un mejor precio que la carne y  puedes hacer más comidas con los huevos”, explica Yaneth Campos, usuaria del Mercado de Unare.

Un cartón de huevos en efectivo Bs. 350.000 en efectivo, mientras que por punto de venta supera los Bs. 700.000. Otros recurren a la mortadela que oscila entre Bs. 700.000 y Bs. 850.000 e kilogramo.

Rebusque

 El especialista en finanzas menciona “el ciudadano común rebusca lo poco que tiene para alimentarse y esto afecta la calidad de vida y la alimentación de los mismos. Según el Cendas 50 % de los venezolanos están comiendo una vez al día y de baja calidad”.

La pérdida del poder adquisitivo es uno de los reflejos de esta situación, por lo que poco es lo que se puede adquirir con el sueldo mínimo y la cestaticket, “la capacidad de compra se ha disminuido y  80 o 90 % de los ingresos se destina a comida”, apunta Vásquez.

Los venezolanos han tenido que cambiar muchos de sus habituales platos, por el alto costo, sin embargo, hay alternativas que pueden tomarse.

El especialista en economía especifica que mientras no exista una revisión de las políticas macroeconómicas cree que esta situación continuará o empeorará.

Además destaca que la mayoría de los productos alimentarios consumidos en Venezuela son importados “el aparato productivo nacional ha quebrado en gran parte, en los últimos años han desaparecido seis mil industrias, según Conindustrias”, finaliza.

Cifras

Bs. 950.000 kilo de pollo

Bs. 1.500.000 kilo de pechuga

Bs. 1.200.000 kilo de carne

Bs. 700.000 kilo de costilla

Bs. 100.000 kilo de sardina

Bs. 500.000 kilo de pescado

Bs. 850.000 kilo de mortadela