Trabajadores de Ferroven preocupados por cierre técnico de empresa

Israel García, secretario general de Ferroven, acompañado de la junta directiva del sindicato

Bladimir Martínez Ladera

Foto: Ángel García

Ciudad Guayana.-Desde el mes de febrero no producen una tonelada de ferroaleación para la fabricación de acero, de cuatro hornos quedó funcionando solo uno, éste último se apago hace nueve meses; ahora la empresa pretende suspender el suministro de alimento.

Israel García, secretario general del sindicato de Ferroven, acompañado de Gustavo Barrios, secretario de trabajo y reclamo, Juan Carlos Rojas, secretario de organización y Yonny Rivas, secretario de Finanzas, denunciaron sobre un posible cierre técnico que se avecina.

García, indicó que en reiteradas oportunidades habló sobre la crisis que enfrenta la fábrica, situación que afecta a más de 300 padres de familia, sin embargo, el Gobierno no da respuesta, aseguró que hasta los momentos han sobrevivido, gracias a los productos terminados, pero el material solo alcanza hasta el mes de noviembre, después no tendrán para cumplir los compromisos laborales.

Un cincuenta por ciento de la inversión es capital español y el resto gringo, los dueños decidieron no seguir invirtiendo en el país, es lo que explica el dirigente sindical. Igual, aseguró que llegaron a un acuerdo para garantizar el puesto de trabajo a los empleados, 120 hombres iban a laboral y el resto permanecerían en sus casas recibiendo salario básico y cesta ticket.

El secretario general de Ferroatlántica de Venezuela, dice que tienen 14 meses en las mismas condiciones, la empresa dejó de honrar los compromisos contractuales de la clase obrera, no cumplieron con el Plan Vacacional de los hijos de los trabajadores, tampoco con los juguetes, entre otros beneficios.

Preocupa a los afectados que este lunes, ya no recibirán el suministro de la comida, ellos presienten que la empresa se prepara para cerrar la santamaria. García, apuntó que la solución está en las manos del Gobierno, a sabiendas que el viceministro del trabajo, José Ramón Rivero, Ángel Marcano y el gobernador del estado, Justo Noguera, saben de la crisis que vive la planta.

La dirigencia sindical de Ferroven, cree que la única solución es dirigirse hasta la ciudad de Caracas, a conseguir una reunión con algún representante del Ejecutivo Nacional, para que intervenga antes que la empresa cierre sus puertas y 300 padres de familias queden desempleados.